Ir directamente al contenido
¿QUÉ HACER ANTE CONSEJOS SOBRE LACTANCIA NO SOLICITADOS?

¿QUÉ HACER ANTE CONSEJOS SOBRE LACTANCIA NO SOLICITADOS?

No sé si ya viviste esta etapa, o quizás estas por vivirla, pero inevitablemente la maternidad vine acompañada de muchos de estos consejos que no solicitamos y que muchas veces nos angustia más escuchar, porque siendo realistas ser madre o padre no es algo que se estudia o un manual a seguir.
Aquí enumeramos algunos de ellos y que puedes hacer para no dejar que te afecten y quiten seguridad en la maternidad y/o paternidad que estas ejerciendo:
1-No hagas caso a nadie. Ni a tu madre ni a la suegra ni a la vecina. Te parecerá que todo el mundo es experto/a en maternidad. Por favor no hagas caso a las cosas que a ti ni te checan. No tienen ni idea, que lejos de ayudarte te pueden confundir más. Sigue tu instinto y si en algo dudas es mejor ir con el pediatra a preguntar.
2-Si quieres dar pecho hazlo. Si lo deseas de verdad, hazlo. Pero no esperes que en el hospital te ayuden. Lo mejor es estar informada sobre el tema y puede ser de mucha ayuda una asesora de lactancia.
3-Puedes darle pecho todas las veces que quieras no pasa nada. No lo matarás por sobredosis de leche. Si se la quieres dar porque tienes que dormir un rato, dásela. Si necesitas un momento de tranquilidad, enchúfasela. Dale pecho cuando quieras y donde quieras. No se quedará mal acostumbrado.
4-Da pecho hasta el momento que tú y tu hijo/a estén cómodos. No escuches a los demás. Tu hijo no tomara leche de ti toda la vida Si te gusta amamantarlo, pasa de lo que te digan, olvida el miedo y el pudor. Hazlo, porque cuando termine (te prometo que terminará), nunca más en tu vida se lo volverás a dar. Y cuando pasen los años, ese tiempo que amamantaste te parecerá un suspiro, lo echarás de menos.
5-Si por el contrario ya estás harta de darle el pecho, quítaselo. Si aún es un bebé, no es tan difícil: tiene un padre con un biberón en la mano. Si el niño ya ha cumplido el año (o más), la cosa se complica, pero siempre hay muchas formas de quitársela, todas muy respetuosas con el bebé, muy tiernas y lentas. Pregúntaselas al mismo grupo de lactancia materna que tanto te ayudó el primer mes. Y siempre siguiendo tu instinto. Recuerda nada está bien o mal, lo mejor siempre es lo que a ti te funcione. ¡Sin culpas!
6-Si alguien te hace algún comentario (sobre los beneficios de la lactancia materna) mientras tú das el biberón, mándale a freír espárragos. Te sentirás liberada si frenas esos comentarios tan imprudentes... Recuerda…. lo estás haciendo increíble!

Publicación más antigua
Publicación más reciente

Dejar un comentario

Carrito